Archivo de la categoría: Reiki

EL camino de vuelta a casa

Lo mejor de trabajar la parte interna del ser con el Reiki es que no tienes que demostrar nada a nadie, lo único que tienes que hacer es vivir en coherencia, demostrarte en todo caso a ti mismo que la forma de vida que has elegido es la mejor para ti en este preciso momento, por eso dejas fluir, no te alteran las circunstancias externas y si lo hacen, paras, observas y te preguntas ¿para qué a mí? ¿para qué ahora?

Vivir en coherencia es tener bien arraigados unos principios y ser fieles a ellos, a veces las cosas se pondrán muy difíciles pero con buenas raíces, tarde o temprano, se enderezan los más duros troncos: una buena sujeción, un punto de apoyo y ya tenemos un buen principio.

No nos hace falta querer ganar una discusión, quedar por encima de nadie a base de manipular una realidad o confundir con datos poco precisos o falsos. Vivimos en un amor continuo por el prójimo.

Nuestra intención es vivir motivando para hacer cada día las cosas lo mejor que podamos. ¿ y qué mejor que trabajando en equipo? Ya sea en formato asociación, familia, trabajo o grupo de amigos, todos pertenecemos a un grupo de semejantes características que se llama HUMANIDAD.

Trabajando codo con codo mejoraremos aquello que nos une con un objetivo común…unos lo definen como el “camino de vuelta a casa”, otros dicen que nunca hemos abandonado la casa, lo que ocurre es que no estamos en la frecuencia adecuada para percibir que estamos en el mismo lugar pero en otra dimensión… el trabajo en equipo puede ser ayudarnos a encontrar ese camino de vuelta a casa cuando nos hemos perdido o puede ser colaborar unos con otros a recuperar la conciencia que nos indica que justo donde estamos ahora es el mejor para este momento presente, ese gran regalo que nos hace ser conscientes. Nuestra mejor recompensa en este hermoso viaje interior es el poder compartir.

Gracias por compartir el camino de regreso a la consciencia de lo que somos que no es otra cosa que Amor por eso cuando más amamos incondicionalmente más en coherencia estamos con nuestra esencia.

Gracias por Amar.

Gracias por Existir.