Archivo de la categoría: Creatividad

Micro Talleres Online de Verano

En verano también podemos jugar, crear y meditar, por ello comienzo a impartir una serie de micro talleres de meditación y creación artística realmente interesantes.

¿Los talleres son exclusivamente para artistas?

En realidad son para todo el mundo, el artista se verá beneficiado porque logrará alcanzar cotas de creatividad muy altas; para los no artistas ¿de verdad no somos todos un poco artistas y un poco locos? A lo largo de los talleres veremos que todos somos más creativos de lo que consideramos y podemos vivir con una actitud artística, al final creamos nuestro mundo en equilibrio entre corazón y mente.

Vamos a trabajar la creatividad, el arte y la meditación como forma de crecimiento y desarrollo personal hasta poder crear nuestro propio libro de autoayuda. Al principio serán bocetos, haciendo trabajos y tirando del hilo que nos muestre nuestro inconsciente a través de la escritura meditativa, desarrollaremos el don que nos abre el camino del autoconocimiento.

Meditación, escritura, fotografía, narración, leer en voz alta, dibujar… el proceso creativo a nuestro servicio.

¿Cómo serán las sesiones?

Comenzamos con una meditación, para dar lugar a los diferentes ejercicios que nos harán conectar con nuestras musas, guías o maestros. A partir de la quietud y el silencio, escucharemos a nuestro Ser Interior, leeremos los renglones de nuestras vidas y los reescribiremos para hacer el Mejor libro de nuestra vida.

Modalidad online: Los martes y jueves, durante seis semanas, seis microtalleres.

Si te apuntas a todos, el último lo haces gratis.

Meditar para mejor crear Martes 21 y jueves 23 de junio de 19 a 20:30

Donde habitan las musas Martes 28 y jueves 30 de junio de 19 a 20:30

La mirada interior Martes 5 y jueves 7 de julio de 19 a 20:30

Creando de la nada Martes 12 y jueves 14 de julio de 19 a 20:30

Meditar y narrar Martes 19 y jueves 21 de julio de 19 a 20:30

Medita, crea, juega Martes 26 y jueves 28 de julio de 19 a 20:30

Aportación: 30 euros por micro taller de tres horas (dos clases de hora y media a la semana)

Si te apuntas a todos, el último taller lo haces gratis.

Consulta la forma de pago.

Se necesita traer:

Actitud de observador.

Cámara de fotos y grabadora, sirven las del propio teléfono (celular)

Lápices o rotuladores de colores, papel y bolígrafo, o casi mejor un cuaderno bonito y una pluma estilográfica para escribir un lindo libro.

Puedes leer algo más sobre mí aquí

https://www.escritores.org/libros/index.php/item/jose-maria-escudero-ramos

Nuevo vídeo en mi canal de youtube

Aquí puedes ver el vídeo con la Breve Bio editorial de Jose Escudero

He estado rebuscando en el trastero y me ha hecho mucha ilusión encontrarme con libros en los que aparezco, ya sean catálogos de fotografía o guías de jóvenes artistas, además de los cinco libros sobre la historia de Madrid, con textos y fotos, que publiqué con Ediciones La Librería entre los años 2007 y 2013 y que todavía se pueden conseguir en algunas librerías.

Hay humildes libros de fotografía autoeditados. Y colaboraciones con otros autores.

Y también está mi última joya ¿Por qué decimos mindfulness cuando queremos decir meditación?

Meditando sobre todos estos libros, me hace ilusión ver cómo he ido forjando mi camino desde hace ya años. Como fotógrafo, artista, miembro de la junta de la Asociación entreFotos, eso me ha dado mucha experiencia para afrontar los desafíos de crear Susurros de luz.

Además, siempre he estado vinculado a la luz y la sombra en un hermoso equilibrio entre luces y sombras, por eso he podido crear Mindfulness con una mirada fotográfica, es el resumen de toda una vida entregada al servicio de la humanidad, con todo arte y desde el centro del corazón buscando Razones para vivir, amar y compartir.

Espero que os guste mi trayectoria, esto es una continuación… no hay límites, no hay fin

Gracias

Cuento entre amigos

Hemos creado este cuento entre Inés Ferrández, Bea Ramos,
Victoria Eugenia Ramos, Belén de la Fuente, Manuel Vizoso, Erika LaFountaine, Cris Rúiz, Graciela Ester Autelli y yo, Jose Escudero Ramos, el día 15 de enero de 2018

 

Angeles en la nieve

“Feliz día” es lo primero que escuché esa mañana fría de invierno. 
Era muy temprano, Louis me trajo el desayuno a la cama, me miró a los ojos y me dijo con una gran sonrisa “Hoy es un gran día para vivir !Prepárate! Nos vamos de aventura!”

Nos levantamos, nos vestimos y juntos salimos a respirar el aire gélido de su ciudad.

De un salto traspasamos la puerta cogidos de la mano.

Copitos de nieve se posaban sobre nosotros….!Está nevando! Nos miramos sorprendidos y felices.

¡Feliz Lunes, José! Dije a nuestro vecino, quien estaba retirando la nieve de la rampa para poder sacar el coche del garaje.

¡Feliz día, José! ¡Te quiero! Gritó Louis después de que nos devolviese los Buenos días, con un una hermosa sonrisa.

Continuamos paseando y nos cruzamos con Vanesa quien saludo a Louis “Buenos días, ¿Cómo está tu hermano, Louis? Hace tiempo que no le veo, mándale un abrazo de mi parte”.

“Así haré” respondió con su hermosa sonrisa que cautiva a todo aquel que la recibe.

Seguimos nuestro paseo.

Llegamos a un parque donde se había acumulado una gran cantidad de copos de felicidad.  Nos miramos y sin mediar palabra alguna pero diciéndolo todo, nos tumbamos sobre la nieve e hicimos el angelito.  Moviendo brazos y piernas volamos sobre la nieve.

Que sensación tan hermosa. ¡Volar! ¡Volar sobra la fría superficie y sentir el corazón ardiendo!

De pronto vino Rosell, alumna de mis clases de improvisación. Al vernos volar sobre la nieve se rió pero enseguida se quiso disculpar por su actitud en nuestra última clase “Profe, te prometo que iba a seguir pero es que tenéis todos una lengua…”

“Hazlo… Por favor, tienes que intentarlo. En la próxima clase continúa. La verborrea de tus compañeros te tiene que ayudar a crear pero para eso has de creer en ti primero. En todas tus capacidades”.

Rossell se sintió más feliz al escuchar mis palabras y continuó su camino.

Y de repente…!!!Mirándonos a los ojos!!!!!! Louis y yo comenzamos a rodar calle abajo, nos agarramos fuerte el uno al otro mientras nos rebozábamos con la nieve como si de unas croquetas por harina se tratase, hasta que topamos con las piernas de una elegante señora.

 

“!Ups,perdone!!! Me disculpé mientras Louis me interrumpió “Querrás decir Gracias, amor, ¡Gracias de todo corazón! Gracias porque no veíamos el final dando vueltas!”

La elegante señora de piernas fuertes y salvadoras miró hacia sus pies sin saber si nos estábamos riendo de ella o si… “Esos ojazos que miran desde allí abajo, están llenos de gratitud” dijo.
Nos tendió la mano y nos ayudó a incorporarnos. Todos estábamos muertos de risa. !Gracias!, repetimos llorando de felicidad y emoción.

Tras ponernos en pie, decidimos que ese día lo dedicaríamos a sonreír a la gente, a regalar felicidad y a disfrutar el momento. Y así hicimos, seguimos calle abajo repartiendo felicidad y ¡Buenos días! a todo aquel con quien nos cruzamos.

 

Pidiendo para un nuevo ciclo

Madrid, 16 de enero de 2018
En un grupo WhatsApp de terapeutas Compartir, abundancia que gestiona Xavi García, surgió la idea de pedir y compartir deseos para todo el grupo para el ciclo temporal que comienza, el 2018 según el año cristiano.
Unos cuantos terapeutas dijimos nuestras peticiones y con ellas he escrito un pequeño cuento que comparto.

 

Al final de un ciclo temporal, un grupo de druidas maestros se reunió para debatir que dones podrían pedir a los dioses para que las poblaciones a las que asisten puedan alcanzar la correcta evolución.

 

¿Qué es lo que deseáis al prójimo para el nuevo año? Preguntó el maestro de ceremonias.

Xavi, el más rápido en contestar dijo: Abundancia y prosperidad.

Rosa continuó diciendo “Amor…amor y ternura. ¿Qué queréis? Soy una romántica.

Desam, cual hada inquieta respondió sonriente: Equilibrio y confianza y tras ella, Jose continuó diciendo “Sí, sí, Confianza, confianza  y ecuanimidad”.

David, algo despistado, preguntó ¿Alguien ha dicho ya abundancia? Pues yo digo abundancia y añado armonía.

Rosa interrumpió “podemos pedir Amornía”

Todos rieron.

Llegó el turno de Alfonso, quien aseguró que hay una palabra que lo incluye todo “Felicidad”

Hubo murmullos…No, no, cada cosa lleva a la felicidad pero la felicidad pero la tienen que alcanzar por ellos mismos…tenemos que ayudarles pero las personas han de trabajársela.

Cristofer susurro con cierta timidez “yo creo que podemos pedir inspiración y empatía, así, inspirados, todos conseguirán lo que realmente desean.

Claro, claro, respondieron todos al unísono.

Jaume, el maestro más terrenal continuó gritando “!Empatía, Sexo sano, rock and roll desmelenado y una buena cerveza con doble malta y el lúpulo fermentado lentamente!

Tony alzó la copa y brindo diciendo “Y que este próximo ciclo veamos todos nuestros mejores deseos cumplidos” y comenzó a mover el cuerpo gritando: ¡Yuhu! ¡Seguid el ritmo!

 

Todos acabaron cantando las peticiones mientras bailaban y  hacían música con instrumentos de percusión improvisados y sobretodo con mucha intención, sabiendo que todos podemos crear nuestras realidades.

¡Abundancia, prosperidad, amor, ternura, equilibrio, confianza, ecuanimidad, armonía, felicidad, inspiración y empatía, Sexo sano, rock and roll desmelenado y una buena cerveza con doble malta y el lúpulo fermentado lentamente…Y que este ciclo veamos todos nuestros mejores deseos cumplidos!

Pequeño ensayo sobre fotografía

Cuando yo estudié fotografía en el Centro de Estudios del Vídeo, CEV, lo primero que me dijeron es que en la historia de la fotografía, cuando se inventó la caja oscura, los pintores renegaron de esa infernal máquina, muchos de ellos se pasaron a utilizar la cámara para hacer montajes maravillosos, pintar negativos, hacer obras de arte usando como herramienta la cámara de fotos.

En mi estancia en NYC donde estudié fotografía en la escuela de Cornell Cappa, el International Center of Photography, ICP,  donde dan clases grandes profesionales de la fotografía de cada especialidad, allí aprendí a revelar negativos de otra forma que había aprendido en España, también aprendí otra forma de ver, sentir, de vivir y transmitir.

Lo que recuerdo del CEV es que un profesor me dijo que al principio de la fotografía pictoralista, los pintores consideraban a los fotógrafos “fracasados en las Bellas Artes” y ya que no sabían pintar usaban una herramienta para hacer un arte malo. En NYC conocí a un pintor hiperrealista que usaba como plantillas para sus dibujos diapositivas, así creaba, y era realmente cotizado.

Con el tiempo se masifica el uso de la máquina, herramienta, cámara digital, en vez de  laboratorios contaminantes, los fotógrafos usan programas digitales y ordenadores. Las herramientas cambian pero el fin es el mismo. Difundir, crear, transmitir.

En Madrid me junté con grandes compañeros del curso de fotografía, recuerdo que llegaban los viernes y teníamos miedo de preguntarnos qué íbamos a hacer porque la respuesta era que acabábamos en los carnavales de Cádiz, en las Fallas de Valencia o en cualquier otro lugar, dispuestos a ver, sentir, vivir y transmitir sentimientos y emociones. Siempre con la mente abierta, mirando, respetando y amando.

En NYC acababa mis clases y me iba, cabizbajo, con mis miedos a casa. El último día de clase de retratos, un compañero descubrió que era “español de España” no de México, curiosamente tengo doble nacionalidad, mexicana española. Lo que aprendí ese día fue que, en España, en ese momento, no nos importaba el origen del ser, nos importaba lo a gusto que podíamos hacernos sentir en pandilla. Mi compañero de clase me confesó que de haberlo sabido antes podíamos haber sido amigos pues le gustaba mucho mi fotografía. Aprendí una gran lección con ese compi, en ese momento no daba tiempo de hacernos amigos, tampoco estoy seguro que querer haber sido amigo suyo, aunque hoy sé que hubiese estado bien intentar, a través de nuestra amistad, hacerle cambiar de opinión, pero eso es un tema para debatir en otro post.

Me gusta ser respetuoso con todo el mundo, con todas las técnicas y si yo soy bueno en algo lo soy porque “yo lo valgo” no por despreciar a los que no piensan como yo, a los que no trabajan con mis herramientas. Prefiero sentir que todo puede unir, a sentir que nos separa una duda. Ni si quiera nos tendría que separar mi origen o nacionalidad pero ese fue su problema no el mío. Yo Respeto.

Respeto a la raza, respeto a lo que transmites, respeto a los demás también.

Respeto a la elección del uso de tus herramientas, hay móviles que hacen unas fotos increíbles y unas cámaras de negativos cuyo interés radica en las malas fotos que hacen, eso les da un toque antiguo.

Vamos a evolucionar con los tiempos, que la vida nos haga recordar que el respeto se consigue respetando.

Somos buenos con la imagen, que no nos pierda la palabra.

A seguir trabajando, cada uno como buenamente pueda. Hay tarta de la abundancia para todos, respetemos y compartamos.

Vivamos con la mirada fotográfica, focaliza tu atención en lo positivo, métete en tu cueva o cuarto oscuro del alma y pasa lo negativo a positivo. Verás la vida con otra óptica.

El impulso creativo

Siempre que escribo sobre fotografía me acuerdo de mi amigo Carlos Sánchez, quien me enseñó la frase de Elliott Erwitt, “si supiese escribir no andaría siempre cargando con una cámara”…A mí me gusta escribir, he escrito siempre, de pequeño me inventaba cuentos, poesías, escribía mucho; lo cierto es que también hacía fotografías gracias a que mi padre me compró esa cámara rectangular la Kodak Instamatic, me encantaba su flash, un cubo de cristal con cuatro bombillitas, una vez fundidas las bombillas iba a la basura, en su momento tenía su encanto, hoy es impensable por el coste económico y medio ambiental. Esa cámara era mi tesoro. Los fines de semana mis hermanos y yo hacíamos la competición de la mejor foto, salíamos de excursión, de viaje, los tres hermanos con nuestras respectivas cámaras. y hacíamos fotos a los monumentos, a la familia. Mi padre se llevaba los carretes el lunes y hasta el miércoles o jueves no los traía. Cuando llegaba con los sobres de la película revelada y las ampliaciones en formato cuadrado con las esquinas redondeadas, nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina y, justo al terminar de cenar, pasábamos uno por uno cada sobre, para que todos los miembros de la familia pudiésemos disfrutar de las imágenes. Comentábamos, hacíamos alguna apostilla graciosa, en realidad bastantes, así es como uno fue aprendiendo a mirar, a ver instantáneas, a hacer fotografías, viendo, hablando y disfrutando.

De la exposición Viviendo entre líneas, para Bibliotecas de la Comunidad de Madrid (2010)
De la exposición Viviendo entre líneas, para Bibliotecas de la Comunidad de Madrid (2010)

Fui creciendo y con el fruto de mis primeros sueldos quería comprarme algo importante para mí, en ese entonces tenía una duda, o una cámara buena o un saxofón, pues también siempre me ha gustado mucho la música, de hecho de joven tuve una guitarra y un bajo, una flauta y una armónica. Tomé la decisión que marcó mi vida. Me compré una muy buena cámara fotográfica. Luego vinieron cursos en el Centro de Estudios del Vídeo, cuando estaba en la calle Regueros, recuerdo esa época como mágica. Nos pasábamos todo el día hablando de fotografía, viajando y haciendo fotos. Yo iba mucho a exposiciones…veía fotos por todas partes. Tenía el pensamiento fotográfico y la agilidad de captar instantes. No era vago, lo hacía, sin más. Luego revelaba y ampliaba en casa de mis padres. El proceso alquímico completo. Seguir leyendo El impulso creativo