El trabajo enriquece…el espíritu

Hay veces en que los trabajos son pura rutina pero cuando el universo conspira a tu favor se juntan elementos que hacen que sea un trabajo especial en un día mágico.

El trabajo en cuestión es un reportaje de una obra terminada y en pleno funcionamiento. Me ha contratado la constructora para ir a hacer fotos a una empresa química, “molestándoles” en su actividad normal. Me atienden en recepción, una señora que luego me entero hace también terapias energéticas, llama a su compañera, una joven encantadora que me acompaña y facilita el trabajo con una sonrisa.

Conversamos muy a gusto. Les paso mis datos y estoy seguro de que me  volverán a llamar para hacer más cosas porque ha habido química., jajaja, nunca mejor dicho.

El trabajo rutinario puede llegar a ser muy enriquecedor, no solo para el bolsillo, también para el alma y ese es el que más me gusta.

Gracias, universo, por hacerlo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.