La verdad enmudecida

Madrid, 25 de junio, Jose Mª Escudero Ramos

Ha llegado el momento de la verdad_ dijo la mentira.

La verdad: ¡Mentira!, siempre es momento para la verdad.

Mentira: Pues yo no lo creo así.

Verdad: La verdad siempre prevalece, lo que tu creas no importa.

Mentira: Ahí tienes razón, Verdad, lo que yo crea no importa, importa lo que crean los demás. Y antes creerán una buena mentira que una mala verdad.

Verdad: La mentira nunca puede ser buena, por muy venial que sea, la mentira siempre ha de callar ante la verdad!.

Mentira: Ante…o A la verdad. Así sea, por eso, ahora calla, Verdad.

Verdad: Callaré. Buscaré refugio en el interior de las almas buenas que encarnen en este tu mundo de mentiras que pretende ocultar la verdad. Mejor eso que mentir a gritos.

Mentira: Si muy profundo te escondes, nadie jamás te hallará.

Verdad: El silencio será el refugio de la verdad, no diré más o contarás muchas mentiras sobre esto.

Mentira: No me hace falta contar, pues al mostrar ya se dice.

Verdad: ¿Cómo dices?, Mentira. Muéstrame tu verdad.

Mentira: Sé de buena tinta que si falseas la realidad ya nada más podrá ser, adiós verdad, pues al creer lo que la gente vea, por verdad dará la mentira.

Verdad: Pero mentira siempre será.

Mentira: ¡Qué importa!, la verdad. Será ver una mentira y los demás ya dirán…

Verdad: Calla, no quiero saber más. La verdad es que la mentira mucho ruido hará, por eso he de guardarme en silencio en el corazón de las personas que se amen de verdad.

Mentira: La mentira se encuentra fácil, la verdad se ha de buscar.

Verdad: Mi refugio, el corazón. Es ahí donde, en silencio, la Verdad se encontrará.

Mentira: Comienzo a hacer ruidos para acallar la Verdad.

Verdad: Silenciosamente busco un corazón pleno de amor para esconderme.

A ti, querida lectora, querido lector,

Mi refugio es tu corazón.

Es ahí donde, en silencio, me vas a poder, en verdad, encontrar.

Firmado: La verdad